2 feb. 2015

Gendarme frustra fuga de reo desde el Hospital Carlos van Buren

La rápida reacción de un gendarme impidió que el interno Ángelo Vásquez (26) lograra darse a la fuga desde el hospital Carlos Van Buren de Valparaíso. El hecho ocurrió pasadas las 14.00 horas cuando el recluso intentó evadir la seguridad apostada en el lugar.

Al percatarse de las intenciones de Vásquez, quien se paró de una silla de ruedas y comenzó a correr en dirección al exterior, el funcionario de Gendarmería lo conminó en reiteradas ocasiones a que desistiera de su intento.


Pese a las insistentes advertencias  el interno se lanzó por una de las ventanas de la unidad de emergencia, frente a lo cual  el gendarme lo siguió, tirándose por la ventana para luego pedirle, una vez más, que desistiera. Debido a que no hizo caso a su orden, el gendarme procedió a disparar, hiriendo al interno en la zona abdominal.

La jefa operativa regional, comandante Helen Leal, destacó el correcto accionar del uniformado, el que evitó poner en riesgo la integridad de quienes se encontraban en el lugar el momento del incidente.

“El procedimiento lo realiza el funcionario con todas las medidas pertinentes a fin de no poner en riesgo la seguridad ni la integridad física de los pacientes o el personal de salud del Hospital Carlos Van Buren”.

“Él se levanta desde una silla de ruedas y comienza a evadirse, saliendo por la sala de urgencias. Al ser advertido de que depusiera su actitud éste no lo hace y salta por la ventana, siendo seguido por el personal. Aún al ser advertido él mantiene su actitud, por lo que el personal, de acuerdo al protocolo, actuó e hizo uso de su armamento de servicio”, detalló la comandante Leal.

La persona privada de libertad, que fue operado producto del impacto recibido y que se encontraba fuera de riesgo vital, llegó hasta el recinto hospitalario aproximadamente a las 10:30 horas luego de que fuese herido en una riña ocurrida al interior del módulo 105 del Complejo Penitenciario porteño y trasladado en una ambulancia fiscal.

Ángelo Vásquez estaba condenado a casi nueve años por los delitos de: receptación y robo con violencia, lesiones menos graves, tenencia o porte de armas, etc.